Sembradores

Aviso a los sembradores

Autor: R. C. H. Lenski

(Mr 4:26-29) “Decía además: Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo. Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado.”

“Muchos han perdido la fe en esta divina simiente, y siembran otra clase de híbrida simiente humana. Nunca sacarán de su siembra sino hierbajo, tal vez hierbajo floreciente, pero sólo hierbajo, después de todo. Algunos se desesperan cuando predican la Palabra y temen que ésta no hará su obra a menos que ellos sigan ayudándola de algún modo. Pero todos sus esfuerzos adicionales no hacen otra cosa sino estorbar a La Palabra en su obra normal. Una confianza completa en la Palabra es la única reacción que le hace justicia (Santiago 5:7)” (pág 162)

Tomado de “La interpretación de el EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS” por R. C. H. Lenski.

PUBLICACIONES EL ESCUDO.

México

Abril de 1962.