QUÉ ES EL ARREPENTIMIENTO

Autor: Paul R. Van Gorder.

Me gustaría que usted nos explicara qué es el arrepentimiento, pues se me ha dicho muchas veces que tengo que arrepentirme a fin de ser salvo.

que es arrepentimiento La palabra griega arrepentíos o arrepentimiento     es metanoia y significa cambiar de mente o tener   otra mente. El principal uso de este término puede serse en Mateo 21:28-31 en la parábola de los dos hijos. El primer hijo rehusó la petición del padre de trabajar en la viña; pero después, arrepentido, fue. En otras palabras, el muchacho cambió de mente.

  Los evangelios sinópticos y los Hechos de los Apóstoles de Lucas, citan repetidamente el arrepentimiento como paso necesario para la salvación. (Véase mateo 3:1-3, Lucas 13:3-5, 24:25-47, Hechos 11:18 y 17-29, 30) El Evangelio de Juan, sin embargo, no emplea esta palabra; y el libro de los Romanos lo emplea tan sólo una vez. Esto ha llevado a algunos estudiantes de la Biblia a la conclusión de que el arrepentimiento era obligatorio mientras Israel estaba en el centro del plan de Dios, pero que hoy día la salvación es por la fe sola.

  Sin embargo, la verdadera “fe” en Jesucristo incluye arrepentimiento. Es el aspecto negativo de la fe. Cuando uno es salvo, se vuelve de su pecado a Cristo, “cambia de mente”. El pecador no regenerado no tiene un punto de vista adecuado acerca de Dios y del pecado. Es cegado por su culpa; su profunda depravación interior y su total incapacidad de salvarse a sí mismo. Pero mediante la Palabra de Dios y la obra del Espíritu Santo, es convencido de que Dios es santo; reconoce su pecado, su impureza; se da cuenta de su impotencia, y entonces pone su confianza en Jesucristo. Ha cambiado de mente.

  El arrepentimiento no es una obra mediante la cual el pecador procura el favor de Dios; es, empero, un ingrediente necesario a la fe salvadora. Esto es ilustrado en las palabras de Pablo a los cristianos de Tesalónica, cuando les dijo que ellos se habían “vuelto de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar a su Hijo de los cielos” (1ª Tesalonicenses 1:9-10). Las dos cosas son una, arrepentimiento y fe pueden ser incorporadas en la simple palabra creer.


Paul R. Van Gorder, Respuestas a preguntas difíciles de la Biblia, 1989 editorial Clie.