¿Cómo se Gobernaban las Iglesias Primitivas?

¿Cómo se Gobernaban las Iglesias Primitivas

Evidencias de la Pluralidad de Ancianos en el Gobierno de las Iglesias Locales y sus Ventajas.

Trasfondo: “ovejas, pastores y rebaños”.

Un vistazo a lo que fue la tradición pastoril en la historia bíblica desde su más remota antigüedad, nos revela varios detalles interesantes:

1. El tamaño de los rebaños. Estos podían variar considerablemente. Los había pequeños, medianos, grandes e incluso grandísimos. Véase los casos de Job, que contaba las cabezas de ganado por millares (Job 1:3), de Abraham y Lot (Gn 13:2,5,7) cuyos pastores competían por los mejores pastos, o los de Isaac (Gn 26:20), Saúl (1º Sam 21:7), Nabal, esposo de Abigail (1º Sm 25:14) y otros. (Cf. Gé.37:12-14; Lc.2:8.)

2. El número de pastores. Evidentemente, y esto dependiendo del número de animales y de la economía familiar, no todos los rebaños necesitaban o podían tener igual número de pastores. Muchos rebaños pequeños eran atendidos por un solo miembro de la familia, otros precisarían de un número plural, y otros grandísimos requerirían de una estructura jerarquizada, con un jefe a la cabeza, capataces y cuadrillas de pastores. 

3. Era frecuente en el caso de los rebaños pequeños, que sus pastores se asociaran circunstancialmente con otros para facilitar así el mejor cuidado de los animales. (Lc 2:8) (Mr.5:11, y 14).

Cuando la Palabra de Dios, en este caso el Nuevo Testamento, se refiere a la iglesia como el rebaño o grey de Dios y a sus guías como pastores (Hch.20:28-29; 1Pd.5:2-3; Lc.12:32), intencionalmente se está utilizando un símil que relaciona la vida de las iglesias locales con la realidad pastoril de la época. Toca pues a cada asamblea local que desee hacer la voluntad de Dios en cuanto a su autogobierno, discernir y aplicar en su caso el modelo que el Espíritu Santo quiso tomar de entre las varias opciones disponibles, dando por entendido que la supuesta opción a de tener respaldo claro del Nuevo Testamento.

Un texto revelador: UN REBAÑO, VARIOS PASTORES.

Lc.2:8 «Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño». Para resaltar que la palabra pastores está en plural, se ha destacado en negrita la sílaba ‘es’, que contrasta con la expresión en singular ‘su rebaño’. Pastores en plural y rebaño en singular.

La tarea a partir de aquí consistirá en averiguar si en verdad el modelo elegido por Dios para referirse a las iglesias locales y a sus cuidadores es la que se corresponde con la figura de, un rebaño, varios pastores, y qué fundamento bíblico nos proporciona el NT.

Un rebaño, varios pastores.

I. Antecedentes Veterotestamentarios.

a) La Biblia contiene multitud de ejemplos que justifican y avalan la práctica de un gobierno plural para cada colectivo comunitario; en muchos casos, clanes, tribus, ciudades y pueblos se regían por un cuerpo de ancianos. Con todo, el propósito no es el de rastrear el AT al efecto que nos ocupa, sino más bien dejar como trasfondo los ejemplos contenidos en la historia bíblica para centrarnos en las pautas que a tal propósito establece el NT.

b) Cuatro Citas bíblicas de Valor Permanente que se relacionan con la buena administración y el acierto en la gobernación de intereses colectivos, tales como: Seguridad, Consolidación, Victoria y Fortaleza de la comunidad, y esto como resultado de seguir las pautas o recomendación del grupo de consejeros.

Pr.11:14 «Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; mas en la multitud de consejeros hay seguridad».

Pr.15:22 «Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; mas en la multitud de consejeros se afirma».

Pr.24:6 «Porque con ingenio se hará la guerra, y en la multitud de consejeros está la victoria».

Ec.4:12b «…cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente».

Sin duda, esta es la sabiduría que aplicó Jetro, suegro de Moisés, cuando aconsejó al yerno que delegara responsabilidades y compartiera la carga de juzgar y gobernar, con varones del pueblo que fueran idóneos para esas funciones, (Ex.18:17, ss.).

Aparte, pues, del precedente histórico (el de Moisés), los primeros cristianos, “Mirando en la Palabra”, pudieron hallar un sólido fundamento para establecer en cada una de las iglesias un consejo de ancianos.

II. Las pruebas.

Soporte Neotestamentario que Subraya este Principio:

1,- Por iniciativa de los Apóstoles, obrando éstos en el poder del Espíritu Santo, y por la autoridad que les fue conferida directamente del Señor, todas las asambleas en el NT fueron dotadas de un consejo de ancianos oficialmente constituido; no porque copiaran el orden que regía en otras instituciones, puesto que en ese caso también hubiera sido optativo el modelo monárquico, sino por la actuación deliberada de los Apóstoles, a quienes el  Espíritu Santo, según la promesa de Cristo, guió a toda verdad. (Jn. 16:13; 14:26). 

2,- Como método de estudio y en la medida de lo posible seguiremos el itinerario que siguió la expansión de la Obra por el Imperio Romano. Además, a modo de resaltar la pauta invariable de la Palabra, escribiré en negrita el uso que esta hace del plural, para referirse a los ancianos, y el singular para la Iglesia.

 a) Jerusalén: Al poco de empezar a funcionar la iglesia de Jerusalén y aun cuando los Apóstoles todavía residían en la ciudad, la iglesia ya tenía constituido un consejo de ancianos como responsables de su gobierno y con el que los Apóstoles contaban.

Hch.11:29-30 «Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea; lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y Saulo».

Hch.15:2b, 4, 6 «…se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros hermanos con ellos, a los Apóstoles y los ancianos para tratar esta cuestión. [...] Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los Apóstoles y los ancianos [...] Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto».

Será bueno notar que hasta el momento no se ha nombrado por ninguna parte el supuesto pastor presidente del consejo. (Cf. Hch.15:23; 16:4).

b) Antioquia de Siria: El consejo de gobierno de la asamblea en Antioquía estaba integrado por hombres altamente cualificados: 

Hch.13:1-3 «Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Níger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando éstos al Señor…»

Éstos, son los que encomendaron a la Obra misionera a Bernabé y a Saulo, los que, en pie de igualdad con los demás, también eran parte del mismo presbiterio.

c) Listra, Derbe, Iconio y Antioquía de Pisidia:

Hch.14:21-23 «Y después de anunciar el Evangelio en aquella ciudad y hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, confirmando los ánimos de los discípulos [...] Y constituyeron ancianos en cada iglesia…».

Insisto: Ancianos en plural, para cada iglesia en singular. También es de destacar que Timoteo fue encomendado a la Obra del Señor en forma mancomunada por el presbiterio de la asamblea en Listra, en cuya encomendación Pablo también participó, (Hch.16:1-3; 1ªTm.4:14; 2ªTm.1:6).

Considerando el mucho tiempo que dedicaron a la Obra en Iconio, Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios» Hch.14:3), y tomando en cuenta que la penetración que los misioneros hicieron en aquellas ciudades y en la región circunvecina fue profunda y su labor evangelística exhaustiva…

«habiéndolo sabido, huyeron a Listra y Derbe, ciudades de Licaonia, y a toda la región circunvecina, y allí predicaban el evangelio.» Hch.14:6-7),

…se puede calcular que desde que Pablo y Bernabé pasaron por estas ciudades en su ruta de ida, y hasta su regreso, pudieron haber transcurrido como cuatro o cinco años,1 lo cual quiere decir que las asambleas eran relativamente jóvenes, con todo, Pablo vio la conveniencia de constituir en cada iglesia un cuerpo de ancianos para su gobierno y cuidado pastoral.2

d) Filipos y Tesalónica:

Siguiendo el itinerario del 2º viaje, las primeras ciudades con que los misioneros se encontraron fueron, Filipos y Tesalónica. Recordemos que la primera convertida en Filipos fue Lidia, y que la casa de ésta sirvió de aposento para las reuniones de la iglesia.3

Hch.16:40 «Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia, y habiendo visto a los hermanos, los consolaron, y se fueron».

También aquí el modelo de gobierno implantado, en contra incluso de la sugerencia de que Lidia podría ser la pastora, fue el normativo o común al resto de las asambleas locales.

Fil.1:1 «Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos».

Recordar que dentro de las iglesias del NT. obispos, ancianos y pastores son funciones intercambiables que definen a las mismas personas. (Cf. Hch.20:17, 28; 1Pd.5:1-4).

1ªTs.5:12 «Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra…».

En este caso hay que notar que la palabra ‘reconozcáis’, no significa que los guías estuvieran pendientes de ser establecidos oficialmente; la exhortación es que la asamblea debía mostrar aprecio, respeto, y gratitud a quienes de hecho les presidían, guiaban o gobernaban, (también plural).

e) Éfeso: En Asia Menor: 

Hch.20:17 «Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia», de nuevo aparece el plural para ‘los ancianos’ y el singular para ‘la iglesia’.

(1ªTm.5:17) «Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y en enseñar». 

Hay que decir que al tiempo en que Timoteo recibe la carta, éste residía en Éfeso. Aparte de las presumibles altas y bajas que con el paso del tiempo pudieron darse en un presbiterio, hay que notar que se trataba del mismo consejo de ancianos que se desplazó a Mileto, y a pesar de los años transcurridos (diez aproximadamente), no se hace mención de un pastor presidente, Timoteo no era sino un delegado apostólico itinerante.

También es de notar que dentro de aquel consejo había ancianos que destacaban, entre sus compañeros, en el ministerio de la enseñanza; otros, en su forma de conducir los asuntos delicados de la asamblea, eso significa gobernar con pericia; estos ancianos eran sostenidos económicamente por la asamblea, pero nunca constituyeron una jerarquía superior.

f) Las Ciudades de Creta:

Como en el caso de Hechos14:21-23, en las ciudades de Creta se repite la misma idea del plural y el singular.

Tit.1:5 «Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad…».

Se entiende que ‘cada ciudad’ tendrían que ser aquellas donde hubiese establecida una asamblea local, pues los Apóstoles no legislaron para el mundo, sino para las iglesias.

g) Las llamadas Cartas “Católicas”

Las Epístolas Universales son cartas que circularon por todas las iglesias que se congregaban al Nombre del Señor en toda la extensión del Imperio Romano, escritos que no son ajenos al plural y singular que venimos observando.

Stg.5:14) «¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia».

Efectivamente, de nuevo salta a la vista el plural para los ancianos, y el singular para la iglesia.

Esto implica una consecuencia de gran calado, y es que echa por tierra la división artificiosa que han acuñado los modernistas al referirse a “las iglesias paulinas”, estas, caracterizadas por mayoría de conversos de la gentilidad, y las “iglesias petrinas o Jacobinas”, compuesta por una mayoría de conversos procedentes de la circuncisión. Con la cita de la carta de Santiago, y la siguiente de Pedro, se comprueba que el modelo de Pablo era común a todos los Apóstoles.

1ªPd.5:1-2 «Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo… Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros». ‘Ancianos’ plural, la grey, singular.

h) Finalmente, aunque ya quedó expuesto que la iglesia de Jerusalén funcionaba con un cuerpo de ancianos, es oportuno destacar que una asamblea compuesta mayoritariamente de judíos, ubicada no se sabe dónde, pero con mucho recorrido en el tiempo y experiencia de acoso y persecución, (Hb.10:34), queda enmarcada dentro de la misma normativa:

Gobernaban iglesias primitivas Hebreos13:7,17,24 «Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. […] Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no es provechoso […] «Saludad a todos vuestros pastores…».

No importa que en este caso la palabra ‘pastores’, (‘Ëgeomai en el original), se corresponda con guiadores, conductores, dirigentes, gobernadores, principales, pues que la idea no es extraña al oficio de apacentar.

Mt.2:6 «Y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, (‘Ëgeomai] que apacentará a mi pueblo Israel.»

A la vista de tan abrumadora evidencia escritural y la total ausencia de indicios que apunten al modelo unipastoral, podemos afirmar que el patrón novotestamentario para el gobierno de la asamblea local es el colegiado. Para mayor rigor decir que se podría citar un lamentable precedente, Diótrefes, a quien Juan, en virtud de su autoridad Apostólica, denunció y desautorizó. (3ªJn.9-10.)

III. Idoneidad del sistema colegiado respecto al unipastoral, a efectos de conducir la iglesia local. 

Nuestra Humana Condición y los Requisitos para Gobernar: 

1,- Se da por sentado que los integrantes del consejo de ancianos al frente del gobierno de una asamblea local deben ser hombres de probada madurez, con solvencia moral y espiritual, abnegados, ágiles para discernir y ver venir el peligro de lejos, retenedores de la sana doctrina, nunca un neófito, sino aptos para enseñar, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, hospedador, no avaro, que su amor al Señor, su entrega al servicio de los hermanos y su fidelidad a la Palabra sea manifiesta a todos…

1Tm.4-5 «que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)».

v.7 «También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo». (Cf. 1Tm.3:1-7; Tit.1:5-11; 1Pd.1-4).

Todo lo cual no significa que los ancianos tengan que ser semidioses, titanes o superhombres, pero, asidos de la gracia de Dios, sí que son llamados a estar permanentemente en ese empeño.

Stg.5:17 «Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras…»

Elías fue un hombre que estaba hecho del mismo barro que el común de los seres humanos. De igual manera los ancianos de las iglesias “gozan” idénticas flaquezas y mismas limitaciones que sus congéneres. Cf. Hc.14:15; Hch.10:26.

a) Como precedente, los Evangelios han registrado que aún entre los Apóstoles hubo intrigas y tensiones que continuaron hasta la misma noche en que el Señor fue entregado; así vemos que, aunque reprendidos por el Señor, la ambición pervivió hasta los preliminares de la cruz.

Lc.9:46 «Entonces entraron en discusión sobre quién de ellos sería el mayor».

Lc.22:24 «Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor».

Nótese que esto tuvo lugar tras haber sido instituida por el Señor, su Cena Memorial. 

b) A la vista de semejante realidad, no es un pensamiento peregrino suponer que, previendo estas cosas y porque Dios conoce nuestras flaquezas, que Él determinó para sus candeleros en el mundo un gobierno colegiado.

La Razón del por qué: Las misma Flaquezas.

a) Un presbiterio bien cohesionado tiene tres fundamentales: Cuidar de sí mismos, de la grey, y de la doctrina

Hch.20:28-31a «Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios, la cual Él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad».

1Tm.4:16 «Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello…».

Tit.2:7b-8a «…en la enseñanza mostrando integridad, seriedad… palabra sana e irreprochable…».

Pablo sabía que los peligros que dañan la iglesia y la integridad del testimonio se fraguan, tanto dentro como fuera del consejo de ancianos, e igualmente, dentro y fuera de la propia asamblea. Esa fue una preocupación que cargó sobre el corazón del Señor a todo lo largo de su ministerio. Veamos:

Mr.13:9 «Pero mirad por vosotros mismos; porque…».

Lc.17:3 «Mirad por vosotros mismos…».

Lc.21:34 «Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida…».

2Jn.1:8 «Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo».

b) Andando el tiempo, Pedro necesitó a un Pablo que, con toda firmeza, le llamara al orden.

Gá.2:11 «Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar».

Ya hemos visto que este consejo del Señor a los Apóstoles fue el mismo que aplicó Pablo y que dio a los ancianos de Éfeso (Cf. Hch.20:28-31).

c) De ahí que la pluralidad del consejo de ancianos, hace posible que, en un mismo pie de igualdad, unos pueden velar por los otros, tanto en el sentido del orden como en el de consuelo y ánimo, del que muchas veces los pastores de la grey se ven faltos y en profunda necesidad.

La pluralidad del ministerio pastoral es igualmente útil

a) ¿No dice el refrán que cuatro ojos ven más que dos? La sabiduría y el consejo tan necesarios para gobernar bien, queda más garantizado si posibles pros y contras pueden ser tratados a la luz de las consideraciones de la pluralidad de consejeros.

b) Asimismo, debilidades y carencias del hermano, encontrará equilibrio complementario en la fortaleza y abundancia de sus mismos consiervos dentro del presbiterio.

Fil.2:30 «porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que faltaba en vuestro servicio por mí».

La superior agudeza de la vista de uno puede ver desde lejos un peligro, mientras que el discernimiento más penetrante de otro puede proponer el modo de evitarlo.

c) La interdependencia siempre será un factor que favorezca el ejercicio de la humildad que tan saludable y provechosa es para estar en la presencia del Señor y para ser dechado de la grey (Cf. 1ªPd.5:3; Mr.10:42-45).

¿Qué importa cuál sea el pensamiento dominante en el mundo presente y cuales las prácticas de la mayoría? Con independencia de eso, a todo fiel creyente le toca aferrarse al modelo bíblico, a efectos de poder conservar y transmitir a la siguiente generación el buen depósito, en la dependencia del poder y guía del Espíritu Santo. (Jd.1:3,17-20; Fil.1:17,27; 1ªPd.3:15; 1ªTm.6:12-14; 2ªTm.1:13-14; 2:1-2; Sal.78:1-8).

---------------------------------------------------------------------------------

1“PABLO APÓSTOL” (de Giuseppe Ricciotti, Ed. Conmar, 1950, Madrid. p. 276) “…los misioneros querían volver a ver las comunidades fundadas durante aquellos cuatro o cinco años y fortalecerlas en la fe…”

2 esto no significa que se actuara con precipitación indebida toda vez que los Apóstoles tenían un carisma especial para discernir estas cosas. Luego que faltaran los Apóstoles, Pablo, bajo la guía del Espíritu Santo, se preocupó de dejar directrices claras al efecto, (1ªTm.3:1-13; Tito 1:5-9), y para cuya aplicación se recomienda mucha precaución y prudencia. (1ªTm.3:6,10; 5:22). Podemos prever que este aplomo fue normativo para todas las iglesias a la hora de reconocer a sus ancianos cuando faltó el concurso de los Apóstoles o sus delegados.

3 cuatro argumentos de “peso”, obviados, cuando estos pudieron haber sido usados como fundamento (excusas) para elevar a Lidia a pastora de la Iglesia en Filipos, cosa que no se hizo: 

a, - Dado que Lidia parece que tuvo cierta influencia dentro del grupo de mujeres que se reunían para orar junto al río, (Hch.16:13,40).

b, - Que además fue la primera convertida.

c, - Que era una mujer pudiente.

d, - Que había puesto su casa para albergar a la asamblea de los filipenses… 

Si con todos estos haberes en su cuenta, Lidia nunca fue promovida al pastorado en la Iglesia de Filipos… ¿A qué fundamento escritural pueden apelar las denominaciones que al día de hoy han admitido a hermanas para que ejerzan en las iglesias como pastoras? Esta observación no tiene nada que ver con el antifeminismo, sino con la fidelidad a la Palabra.

 Manuel Leon