LAS GRANDES 

DOCTRINAS 

DE LA 

BIBLIA.

por

WILLIAM EVANS

(Contraportada)

Probablemente no hay necesidad más grande hoy día en la iglesia cristiana que la de que sus miembros se familiaricen con los hechos y doctrinas fundamentales de la fe cristiana.” Así escribe el doctor William Evans en la introducción a esta obra diseñada para ayudar a suplir esa necesidad.

En ella, el doctor Evans analiza diez verdades básicas del cristianismo. Además recomienda que el lector tenga su Biblia abierta a la mano, con el fin de que este tomo lance al estudiante a una consideración personal más profunda de las Escrituras mismas.

La adquisición de mayores conocimientos bíblicos proporciona recompensas presentes y futuras. Como un medio de lograr aquellos conocimientos, usted querrá valerse de este libro en su estudio de Las Grandes Doctrinas de la Biblia.

El doctor William Evans nació en el año 1870, en Liverpool, Inglaterra. Cursó sus estudios en Gran Bretaña y en los Estados Unidos, y luego sirvió varios años como pastor presbiteriano. Fue director del Departamento de Biblia del Instituto Bíblico Moody durante quince años, y decano del Instituto Bíblico de Los Ángeles por tres. Posteriormente, se dedicó al ministerio de conferencista bíblico hasta su fallecimiento en 1950. Participó en la escritura de más de cuarenta libros tocantes a la interpretación bíblica.

 

CONTENIDO

Introducción………………………………………………………….. 7

Doctrina Acerca de Dios............................................................. 9

Su existencia- Su naturaleza- Sus atributos.

Doctrina Acerca de Jesucristo................................................... 54

La persona de Cristo- Obra de Jesucristo- 

La Resurrección de Jesucristo- Ascensión y exaltación de Jesucristo

Doctrina Acerca del Espíritu Santo........................................112

Personalidad del Espíritu Santo- Su divinidad- nombres del Espíritu Santo- 

Su obra- ofensas contra el Espíritu Santo.

Doctrina Acerca del Hombre......................................................131

Creación y estado original del hombre- su caída.

Doctrinas Acerca de la Salvación................................................140

Arrepentimiento—Fe—Regeneración—Justificación—Adopción—

Santificación—Oración.

Doctrina Acerca de la Iglesia.......................................................177

Definiciones, distinciones- fundación de la iglesia- miembros de la iglesia: sus condiciones y características- figuras con las que se representa la iglesia- sus ordenanzas- su vocación.

Doctrina Acerca de las Escrituras.............................................186

La Biblia: sus nombres y títulos- inspiración de la Biblia.

Doctrina Acerca de los Angeles..................................................205

Su existencia- su naturaleza- su caída- su obra.

Doctrina Acerca de Satanás.........................................................212

Su existencia y personalidad- su lugar y poder- su carácter- 

nuestra actitud para con Satanás- su destino- demonios.

Doctrina Acerca de las Ultimas Cosas......................................219

La Segunda Venida de Cristo—La Resurrección—

El Juicio—El Destino de los Malvados- La Recompensa de los Justos.


INTRODUCCION

Han venido solicitudes de los estudiantes de mis clases que han escuchado estas conferencias sobre las grandes doctrinas de La Biblia, para que les dé una forma permanente, a fin de que sirvan para su estudio ulterior. Por consiguiente, este libro ha sido preparado primariamente, aunque no exclusivamente, con La mira puesta en los estudiantes y en sus necesidades.

La forma de tratar las doctrinas en el libro es más bien desde el punto de vista de la teología bíblica que de la dogmática. Esto se puede echar de ver por el plan que se desarrolla en la obra, a saber, la reunión de los pasajes bíblicos que se refieren al asunto que se trata y la elección entre ellos de los que consideramos representativos; después buscar el significado de éstas referencias, estudiando el mismo texto así como el contexto y los pasajes paralelos; finalmente, de los textos seleccionados formular la enseñanza doctrinal, colocando los resultados en acápites (párrafos) adecuados.

Las doctrinas acerca de Dios, de Jesucristo y del Espíritu, son tratadas más ampliamente que las otras doctrinas que siguen. Esto tiene más aplicación al tratamiento de la doctrina de Dios. La razón de esto es poner delante el método que se sigue en estos estudios, para que sirvan de modelo al estudio de las doctrinas subsiguientes.

Es muy deseable que las doctrinas contenidas en este libro se estudien teniendo siempre a la mano la Biblia abierta. Por esta razón muchas de las referencias bíblicas se indican solamente con en el capítulo y el versículo. Debe recurrirse constantemente a las mismas Escrituras.

De esta manera este libro puede servir de gran ayuda a los que dirigen las clases bíblicas. Probablemente no hay necesidad más grande hoy día en la iglesia cristiana que la de que sus miembros se familiaricen con los hechos y doctrinas fundamentales de la fe cristiana. Por consiguiente, el creyente que desea adquirir el conocimiento más profundo de las doctrinas de la fe cristiana, encontrará en este libro toda la ayuda que necesita. Es de esperar que el creyente laico en las iglesias no lo encuentre muy profundo, a pesar de que ha sido preparado para los estudiantes.

El autor aprovecha esta oportunidad para mostrar su gratitud a las siguientes obras: “Lo que Enseña la Biblia,” por R. A. Torrey, D.D., al que el autor debe mucho, especialmente en lo relacionado con el método y plan de este libro. “Teología Sistemática,” por A. H. Strong, D.D., ha proporcionado hermosas y ricas exposiciones del texto sagrado. “Doctrina Cristiana,” por el Dr. F. L. Patton, ha servido también de mucha ayuda, especialmente en lo que se relaciona con las “Pruebas de la Existencia de Dios.” Debemos también mostrar nuestra gratitud a los siguientes: “El Problema del Antiguo Testamento,” y “Cómo el Cristiano Mira a Dios y al Mundo,” por el Dr. James Orr; “Estudio sobre Doctrina Cristiana,” por George Knapp; “Jesús y el Evangelio,” y “La Muerte de Cristo,” por el profesor James Denny; “La Persona y Obra de Jesús,” por Nathan E. Wood, D.D.

Probablemente habrá otros a quienes debemos también las gracias y de los que el autor no se recuerda en este instante, porque, después de todo, somos “parte de todo lo que hemos visto, leído y encontrado.” Vaya, pues, a todos estos autores desconocidos el reconocimiento de nuestra gratitud.

William Evans

Los Angeles, California